top of page

Dificultades y misterios de la Escritura

Dificultades y misterios de la Escritura

(William Bacon Stevens, "¡Sígueme!") ¡Escucha el audio! Descargar Audio

"Las cosas secretas pertenecen a Yahveh nuestro Dios, pero las reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, para que sigamos todas las palabras de esta ley." Deuteronomio 29:28

"Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos", declara Yahveh. "Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos". Isaías 55:8-9

Las dificultades y los misterios de la Escritura, resultan necesariamente de las relaciones entre Dios y el hombre:

Dios el infinito, el hombre el finito;

Dios el santo, el hombre el pecador;

Dios un Espíritu, el hombre una criatura de carne y hueso;

Dios en el cielo, el hombre en la tierra;

Dios habitando la eternidad, y el hombre la criatura de un día;

Dios el Soberano del universo, y el hombre el pequeño y enclenque rebelde a Su trono.

Observa estos contrastes, mide su diversidad. La misma declaración de ellos muestra cuán imposible es para el hombre poder comprender plenamente a Dios o Sus tratos.

Antiguamente se preguntaba: "¿Quién, escudriñando, puede descubrir a Dios? ¿Quién puede descubrir al Todopoderoso?". Y Salomón, el más sabio de los hombres, declaró: "Es gloria de Dios ocultar un asunto". Pues si el hombre supiera tanto como Dios, debería tener la mente de Dios y la sabiduría de Dios.

Durante mil ochocientos años, la mente del hombre, con sus líneas de medida, se ha esforzado por comprender plenamente a Dios y sus caminos, y calcular las medidas de sus grandes verdades; y, sin embargo, ahora no están más cerca de la solución que cuando fueron reveladas por primera vez. Allí están en el firmamento de la teología, las grandes nebulosas irresolubles de la Revelación; y ningún poder de aumento de la óptica del hombre, y ningún poder de penetración del espacio del ingenio del hombre, pueden revelar esos misterios, que a la vez desafían y ponen a prueba la fe del hombre.

No puede haber revelación de Dios que esté libre de misterios, porque el lenguaje humano no puede encarnar pensamientos celestiales y modos de existencia divina. Y la mente humana no podría comprender términos y frases que reflejaran verdaderamente la persona, la gloria y la obra del Todopoderoso.

Los pensamientos divinos, antes de que puedan ser llevados a nuestras mentes... tienen que ser diluidos en palabras humanas.

Las cosas divinas tienen que ser simbolizadas para nosotros, por tipos humanos o terrenales.

Y los seres divinos tienen que ser descritos por términos tomados de las existencias humanas y de significado puramente terrenal.

Por consiguiente, en el proceso de traducción, dilución e ilustración, ningún atributo de Dios, ninguna verdad de Dios, puede ser plenamente revelada y comprendida.

Sólo podemos ver el lado terrenal y el término terrenal, el lado celestial y el punto de partida celestial, están todos fuera de nuestro alcance, muy lejos, fuera de nuestra vista. Y allí debemos contentarnos con dejarlo estar, siempre de pie con nuestros ojos vueltos hacia Jesús, sosteniendo en una mano las grandes doctrinas de la verdad revelada, y en la otra las preciosas seguridades:

"Lo que yo hago, vosotros no lo entendéis ahora; pero lo sabréis después". Juan 13:7

"Ahora no vemos más que un pobre reflejo como en un espejo; entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; entonces conoceré plenamente, como soy plenamente conocido". 1 Corintios 13:12

Aquí hay algunos versículos de la Biblia sobre el misterio de las escrituras:

1. Job 11:7 - "¿Descubrirás tú las profundidades de Dios?"

2. Daniel 2:28 - "Pero hay un Dios en el cielo que revela los misterios, y El ha dado a conocer al rey Nabucodonosor lo que sucederá al fin de los días."

3. Colosenses 1:26 - "es decir, el misterio que ha estado oculto desde los siglos y generaciones pasadas, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos."

4. Mateo 13:11 - "A vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos."

5. 1 Corintios 13:2 - "Si entendiese todos los misterios, y no tengo amor, nada soy."

6. DyC 19:10 - "El misterio de la divinidad, ¡cuán grande es!"[4]

7. DyC 42:61, 65 - "A quien guarde mis mandamientos concederé los misterios de mi reino."

8. Isaías 55:11 - "Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié."

9. 2 Pedro 1:20-21 - "Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo."

10. 2 Timoteo 3:16-17 - "Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra."




18 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

¿Qué te da esperanza?

Nuestro mundo está cambiando constantemente, pero las Escrituras nos recuerdan que nuestra esperanza en Dios nunca cambia. Esta semana, experimenta la esperanza eterna que tenemos en Dios con contenid

bottom of page