top of page

¡El camino del dolor!

"Aquí en la tierra tendréis muchas pruebas y dolores". Juan 16:33

Vivimos en un mundo de pecado, y por lo tanto en un mundo de tristeza; porque "el hombre nace para la tristeza, como las chispas vuelan hacia arriba." El apóstol Pablo nos dice que "es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el reino de Dios." Así pues, es verdad que .

"El camino del dolor, y sólo ese camino

conduce a la tierra donde el dolor es desconocido".

Siendo así, nos conviene aprender...

cómo transmutar las tribulaciones en bendiciones;

cómo convertir la vara castigadora de Dios en un bastón de apoyo;

cómo discernir el arco iris en la nube, ¡mientras todavía estamos mojados con gotas de dolor!

El propósito de este volumen es ayudar a realizar esta reconfortante labor. Trata de aliviar la pena, no mediante una especie de anestesia moral que amortigüe la sensibilidad del dolor y haga el corazón menos susceptible a la aflicción, sino más bien mostrando a los afligidos que los castigos son la prueba segura del amor paternal de Dios.

El horno de la aflicción no es más que el agente purificador para limpiar nuestra escoria, para que el gran Refinador pueda ver su propia imagen reflejada en las almas purificadas.

Al proporcionar el consuelo más fuerte y más bíblico que puede ofrecerse a los afligidos y golpeados de corazón, creemos. . .

que todas nuestras fuentes de consuelo están en Jesucristo,

que son aplicados al alma por el Espíritu Santo,

que deben ser buscados por la oración de fe, y

que son el resultado de la gracia desbordante de nuestro Padre celestial.

No estamos dispuestos a llevar al lector a ninguna de las "cisternas rotas de la tierra" en busca de consuelo, cuando el manantial del consuelo divino, el único que puede restañar su corazón sangrante, está derramando sus aguas gratuitas y vivificantes.

Es la suerte de todos ser visitados por el dolor. Hay "un tiempo para llorar" marcado en la vida de cada hombre; y cuando llega ese tiempo, y el espíritu desfalleciente se aleja de los "miserables consoladores" de la tierra, que todos los que consultan estas páginas encuentren en Dios un refugio contra toda tormenta, y "una ayuda muy presente" en todo tiempo de angustia. Y que sean capaces de mirar sus penas con el ojo clarividente de la fe, para que puedan discernir "un arco iris" en cada nube de aflicción; y "misericordia del pacto" en cada lluvia de dolor.

"El hombre ha nacido para la aflicción como las chispas vuelan hacia arriba". Job 5:7

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

¿Qué te da esperanza?

Nuestro mundo está cambiando constantemente, pero las Escrituras nos recuerdan que nuestra esperanza en Dios nunca cambia. Esta semana, experimenta la esperanza eterna que tenemos en Dios con contenid

bottom of page