top of page

EL SEÑOR YA HIZO TODO POR NOSOTROS

ESTUDIO N° 08


La Sabiduría, la Justificación, la Santificación y la redención; todo esto logró Cristo Jesús en su Encarnación, Crucifixión, Resurrección y Glorificación, para la salvación de nuestra alma, espíritu y cuerpo. Esta verdad espiritual, debe llegar a ser una realidad, en nuestra vida, de una forma práctica.

Es así como el Verbo, es decir la Palabra de Dios, la Sabiduría de Dios, se hizo carne, tomando la naturaleza humana, se hizo hombre.


Juan 1:1-2,14. En el principio era el Verbo [Logos, Es decir, la Palabra total de Dios, la Sabiduría de Dios] y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. v.2 Éste era en el principio con Dios.v.14 Y aquel Verbo [El Logos, la Palabra total de Dios, la Sabiduría de Dios, que es Cristo-Jesús] fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

1 Timoteo 3:16a. E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios [Es decir, Cristo-Jesús, el Verbo era Dios] fue manifestado en carne,

1 Juan 1:1-3. Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida v.2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); v.3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.

Romano 1:3. acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne,

1 Timoteo 2:5. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

Filipenses 2:5-8. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, v.6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, v.7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; v.8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Ésta Palabra de Dios y Sabiduría de Dios, que es Cristo-Jesús, es espíritu vivificante 1 Corintios 15:22,45; Juan 12:23-24,32; 2 Corintios 3:17-18., después de Su resurrección.

1 Corintios 15:22,45. Porque, así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. v.45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

Juan 12:23-24,32. Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea Glorificado. v.24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. v.32 Y Yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.

2 Corintios 3:17-18. Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. v.18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Esta Palabra de Dios y Sabiduría de Dios, hecho Espíritu Vivificante, se debe encarnar dentro de nosotros, en nuestro espíritu, alma, corazón y mente. Cristo-Jesús, la Palabra de Dios y la Sabiduría de Dios, dentro de nosotros, para que seamos uno con Él, Juan 14:21-23; Gálatas 4:19; Efesios 3:14-17; Romanos 28-29.

Juan 14:21-23. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. v.22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? v.23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

Gálatas 4:19. Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros,

Efesios 3:14-17. Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, v.15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, v.16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; v.17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,

Romanos 8:28-29. Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. v.29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Debemos vivir conscientes de lo que Cristo-Jesús ya hizo por nosotros, debemos vivir la Sabiduría, la Justificación, la Santificación y la redención, 1 Corintios 1:26-31.; en nuestra propia carne y alma; porque ésta, es la realidad práctica de una vida cristiana verdadera, 1 Corintios 6:9-11; Efesios 4:22-24.

1 Corintios 1:26-31. Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; v.27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; v.28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, v.29 a fin de que nadie se jacte en su presencia. v.30 Mas por Él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios Sabiduría, Justificación, Santificación y Redención; v.31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

1 Corintios 6:9-11. ¿No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, v.10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. v.11 Y esto erais algunos; más Ya Habéis sido Lavados, ya habéis sido Santificados, ya habéis sido Justificados en el Nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

Efesios 4:22-24. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, v.23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, v.24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Gálatas 5:16,24-25. Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. v.24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. v.25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

Si hemos comprendido la verdad del evangelio de Cristo-Jesús, nuestra forma de vida, debe ser ahora, para Él y no para nuestros intereses personales; , Gálatas 2:19-20; 2 Corintios 5:14-15; 1 Juan 4:9; 1 Juan 3:1-3; Romanos 14:7-9.

Gálatas 2:19-20. Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. v.20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

2 Corintios 5:14-15. Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; v.15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

1 Juan 4:9. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo Unigénito al mundo, para que vivamos por Él.

1 Juan 3:1-3. Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a Él. v.2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como Él es. v.3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en Él, se purifica a sí mismo, así como Él es puro.

Romanos 14:7-9. Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. v.8 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. v.9 Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

El fariseo cumplía algunos mandamientos de la Ley de Dios, sin embargo, vivía para si mismo, buscando su propia gloria y justificación, por lo tanto no fue justificado delante de Dios, por confiar en sus propias obras, y no en la grandeza y magnificencia de Dios.

El publicano, a pesar de estar violando la Ley de Dios, y de estar lleno de codicia, no confiaba en sí mismo, reconocía su pecado; el confió, solo en la Gracia y la misericordia de Dios, por lo cual fue justificado.Lucas 18:10-14; Gálatas 6:7-9..

Lucas 18:10-14. Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. v.11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; v.12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. v.13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. v.14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.

Gálatas 6:7-9. No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. v.8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; más el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. v.9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Debemos aprender a confiar plenamente en la obra completa de salvación, que elaboró Dios, por medio de su Hijo Cristo-Jesús, para nosotros; Cristo-Jesús, nos abrió el camino de la salvación total, que es la puerta y camino estrecho y angosto, Lucas 13:22-28. Está obra, nos es aplicada, por el Espíritu Santo, si le obedecemos, dejándonos guiar por Él, Romanos 8:5-9,12-14.

Lucas 13:22-28. Pasaba Jesús por ciudades y aldeas, enseñando, y encaminándose a Jerusalén. v.23 Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: v.24 Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. v.25 Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois. v.26 Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste. v.27 Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad. v.28 Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.

Romanos 8:5-9,12-14. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. v.6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. v.7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; v.8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. v.9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.v.12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; v.13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. v.14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Oración: Padre-celestial, te pedimos de todo corazón, que NO dejes caer esta enseñanza en el olvido, Ni que satanás pueda arrebatarla de nuestro corazón y mente. Sino que quede bien sembrada en nuestro corazón, alma y mente. Padre-Amado, que NO olvidemos la obra Redentora de tu Hijo Cristo-Jesús a favor nuestro, que NO olvidemos la obra actual del Espíritu Santo, en nuestra vida, y que NO despreciemos el llamado o invitación tuya, a la vida eterna, a la herencia de Tu Reino Eterno. Padre-Eterno, enséñanos a vivir solo para Cristo-Jesús y su Espíritu Santo. Gracias Padre-Eterno, por tu llamamiento; Gracias Cristo Jesús, por tu obra de redención completa, y Gracias Espíritu Santo, por tú trabajo de santificación y redención en nuestras vidas. Amén, Amén, Amén.

Estudios dado por Ricciardo B. Iafrancesco V.

Sobre el tema del Arrepentimiento de Obras Muertas.

Estudio N° 08 - Tema: El Arrepentimiento de las Obras Muertas, Parte 6. Sección 7.

Todos los textos citados, son de la versión Bíblica: Reina-Valera de 1960.

174 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page