top of page

¡Estudia las 'dos imágenes' juntas, para ver lo que la gracia puede hacer por un hombre!

(J.R. Miller, "Lecturas bíblicas diarias en la vida de Cristo" 1890)



 

"Nombró a los Doce: A Simón le dio el nombre de Pedro" Marcos 3:16


En una galería de arte en Europa se muestran, una al lado de la otra, la primera y la última obra de un gran artista. La primera es muy burda y muy defectuosa; la última es una obra maestra. El contraste muestra los resultados de una larga cultura y práctica.


Estos dos nombres, son como esos dos cuadros:


Simón nos muestra al tosco pescador de Galilea, con toda su temeridad, su ignorancia, su imperfección.


Pedro nos muestra al apóstol de los Hechos y de las Epístolas; la roca firme y segura; el hombre de gran poder, ante cuya elocuencia llena de Espíritu, se inclinan miles de corazones orgullosos; el alma dulce y tierna cuyas palabras caen como una bendición; el noble mártir que da testimonio hasta la muerte por su Señor.


Estudia los dos cuadros juntos, para ver lo que la gracia puede hacer por un hombre.


No es difícil tomar rosas, lirios, fucsias y todas las flores más raras, y hacer con ellas formas de exquisita belleza. Pero tomar malezas, hierbas muertas, hojas secas, y flores pisoteadas y desgarradas, y hacer cosas hermosas de tales materiales básicos - es la prueba más severa de la habilidad.


No sería difícil tomar un ángel y convertirlo en un glorioso mensajero. Pero tomar a un hombre como Simón, o como Saulo, o como John Newton, o como John Bunyan, y convertirlo en un santo o en un poderoso apóstol, eso muestra un gran poder y habilidad.


Sin embargo, eso es exactamente lo que Cristo hizo con Pedro, y ha estado haciendo desde entonces. Él toma la materia más pobre, despreciada, despreciable y vil, a veces el paria de los hombres; y cuando ha terminado su graciosa obra transformadora, ¡contemplamos un santo más blanco que la nieve!


El escultor vio un "ángel" en la piedra áspera y ennegrecida que había sido desechada. Y cuando terminó, los hombres vieron un ángel cortado del bloque rechazado.


De la misma manera, Cristo puede tomarnos, tan ásperos, tan sin pulir y tan viles como somos, y en Sus manos, nuestras vidas crecerán en pureza y belleza, hasta que Él nos presente al fin ante el trono celestial, impecables y perfectos. "Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser conformes a la semejanza de su Hijo". Romanos 8:29


~ ~ ~ ~


Algo para reflexionar

Hay una distancia muy corta entre la tumba de un impío y su infierno.

"El hombre rico también murió y fue enterrado. En el infierno, donde estuvo atormentado . . ." Lucas 16:22-23

Thomas Shepherd, 1665-1739


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

¿Qué te da esperanza?

Nuestro mundo está cambiando constantemente, pero las Escrituras nos recuerdan que nuestra esperanza en Dios nunca cambia. Esta semana, experimenta la esperanza eterna que tenemos en Dios con contenid

bottom of page