top of page

¡Habría llevado a toda la raza humana al infierno conmigo!




"¡Por la gracia de Dios, soy lo que soy!" 1 Corintios 15:10


27 de octubre de 1778

Mi querido amigo,

¡Con qué empeño se sirve a Satanás! Yo era antes uno de sus más activos sub-templadores. No contento con correr por el camino ancho que lleva a la destrucción por mí mismo, era infatigable en seducir a otros. Y, si mi influencia hubiera estado a la altura de mis deseos, habría llevado conmigo a todo el género humano al infierno. Y sin duda ya han perecido algunos, a cuya destrucción contribuí en gran medida, al tentarlos a pecar, y al envenenarlos y endurecerlos con principios de infidelidad. Y, sin embargo, ¡me he salvado! Cuando pienso en los más con los que pasé mis impíos días de ignorancia, estoy dispuesto a decir: "¡Sólo yo he escapado con vida!"


Seguramente no tengo ni la mitad de la actividad y el celo en el servicio de Aquel que me arrebató como un tizón de la hoguera, que el que tuve en el servicio de su enemigo. Entonces toda la corriente de mis esfuerzos y afectos iba en una dirección; ahora mis mejores deseos son continuamente cruzados, contrarrestados y estropeados por el pecado que mora en mí. Entonces la marea de una naturaleza corrupta me arrastraba; ahora tengo que esforzarme y nadar contra ella.


Si mis habilidades y oportunidades fueran iguales a los deseos de mi corazón, habría sido un monstruo de profanidad y derroche. Un borracho común o una ramera es un pecador insignificante, comparado con lo que yo fui una vez. Tenía una ambición sin límites, y quería situarme en la maldad entre los primeros de la raza humana.


"¡Oh, a la gracia, qué gran deudor soy cada día!"


"¡Asombrosa gracia! Qué dulce es el sonido

Que salvó a un miserable como yo!"


~ ~ ~ ~


Algo para reflexionar

John Newton:

¡Maravilloso es el amor de Dios al dar a su Hijo para morir por unos miserables como nosotros!



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

¿Qué te da esperanza?

Nuestro mundo está cambiando constantemente, pero las Escrituras nos recuerdan que nuestra esperanza en Dios nunca cambia. Esta semana, experimenta la esperanza eterna que tenemos en Dios con contenid

bottom of page