top of page

LA CARNE AUN VIVE EN NOSOTROS CON SUS DESEOS Y PASIONES

Actualizado: 7 mar 2020

El nacimiento Nuevo del espíritu, NO quita de raíz la influencia del pecado en nosotros; ese viejo hombre esclavizado al pecado, sigue ahí presente en nosotros. Esa fuerza negativa de maldad que impera en nuestra carne, en el mundo, y en los aires; que influye fuertemente en nuestra mente, alma y corazón; esa semilla de la inclinación a la maldad, que tiene su origen en satanás, la cual hemos heredado de Adán, y que ha pasado de generación en generación, hasta llegar a nosotros.

Este dominio de malignidad, ha contaminado todas las cosas de este mundo: La política, los gobiernos, las leyes de los hombres, la economía, la religión, la salud, la ciencia, la cultura, la educación, los deportes, la tecnología, las sociedades, el lenguaje, la naturaleza, etc. Todas están bajo su dominio. La raíz del árbol de la ciencia del bien y del mal, que entró en la genética del ADN de Adán y Eva, ha pasado a toda la humanidad, contaminando todas las cosas de este mundo. Romanos 5:12,14,17a,18a,19a.

Romanos 5:12,17a,18a,19a. Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. v.14b aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. v.17a. Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, v.18a. Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, v.19a. Porque, así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores,.

Ese imperio maligno ha influenciado la mente del hombre y ha cauterizado su conciencia, creando conceptos mentales opuestos a la Palabra de Dios; ríos de pensamientos que se establecen como fortalezas filosóficas mentales en contra de la Escrituras Divinas, 2 Corintios 10:4-6.

2 Corintios 10:4-6.porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, v.5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, v.6 estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.


Fortalezas mentales se ven en la diversidad de religiones basadas en herejías; variedad de culturas gobernadas por las tinieblas; valores diferentes a la moral y ética divina; leyes en contra de la Justicia Divina, etc. Todo ello, en oposición a la Voluntad de Dios y a su santa palabra, que es justa, buena, santa y espiritual Romanos 7:12,14a.


Romanos 7:12,14a. De manera que la Ley a la Verdad Es Santa, y el mandamiento Santo, Justo y Bueno. v.14a Porque sabemos que la Ley Es Espiritual;

El apóstol Pedro, en 1 Pedro 3:21., nos dice, que las inmundicias de la carne, no fueron quitadas de nosotros; y el apóstol Pablo, en 1 Corintios 15:45-50., nos dice, que la carne, no puede heredar el reino de Dios, que es el viejo hombre, dominado por el pecado y la muerte, que desciende de Adán; y en Romanos 8:7-8,13., nos dice que los designios de la carne, son enemistad contra Dios y no se pueden sujetar a la Palabra de Dios, y los que viven según la carne, no pueden agradar a Dios y su final será la muerte eterna.

1 Pedro 3:21. El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo,

1 Corintios 15:45-50. Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. v.46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. v.47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. v.48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales. v.49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial. v.50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

Romanos 8:7-8,13. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; v.8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. v.13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.


DEBEMOS MATAR nuestra carne crucificando al viejo hombre de pecado


Ahora, nos corresponde a nosotros, deshacernos de todas estas cosas: del pecado, de la carne, del mundo, de satanás, crucificándolas en la cruz de Cristo-Jesús. Con la ayuda del Espíritu Santo y la Palabra de Dios, por medio de la Fe en Dios, para que opere la Gracia de Dios en nosotros. Y así surgirá la Nueva Vida de resurrección de Cristo Jesús, que es el Nuevo Hombre. Efesios 4:22-24; Gálatas 5:24; Gálatas 6:14.

Efesios 4:22-24. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, v.23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, v.24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Gálatas 5:24. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

Gálatas 6:14. Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.


Este es el precio, que tenemos que pagar por la salvación de nuestra alma; debemos negarnos a nosotros mismos y tomar la victoria de la cruz de cristo-Jesús.


Mateo 10:37-39. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; v.38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. v.39 El que halla su vida [Es decir, la vida de su alma; que son, sus pensamientos, sus deseos, y el hacer su propia voluntad], la perderá; y el que pierde su vida [Es decir, que niega la vida de su alma; negando sus pensamientos, sus deseos, y su propia voluntad] por causa de mí, la hallará.

Lucas 14:25-27,33. Grandes multitudes iban con Él; y volviéndose, les dijo: v.26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida [Es decir, la vida de su alma], no puede ser mi discípulo. v.27 Y el que no lleva su cruz[Es decir, crucificar al viejo hombre, hacerlo morir, con sus pensamientos, deseos y voluntad] y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. v.33 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo [Debemos renunciar a todo, para poder ser verdaderos discípulos de Dios].


Cristo-Jesús nos declara con exactitud que debemos negarnos a nosotros mismos para poder tomar la cruz.


Marcos 8:34-38. Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. v.35 Porque todo el que quiera salvar su vida [se refiere a la vida del alma], la perderá; y todo el que pierda su vida [se refiere a la vida del alma] por causa de mí y del evangelio, la salvará. v.36 Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? v.37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? v.38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

Mateo 16:24-28. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. v.25 Porque todo el que quiera salvar su vida [se refiere a la vida del alma], la perderá; y todo el que pierda su vida[se refiere a la vida del alma] por causa de mí, la hallará. v.26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? v.27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras. v.28 De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino.


Tomar la cruz es hacer morir al viejo hombre – para que pueda crecer el nuevo hombre dentro de nosotros

Colosenses 3:5-14. Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; v.6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, v.7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. v.8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. v.9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, v.10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno, v.11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. v.12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; v.13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. v.14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

1 Pedro 1:13-16. Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la Gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; v.14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; v.15 sino, como aquel que os llamó Es Santo, sed también vosotros Santos en toda vuestra manera de vivir; v.16 porque escrito está: Sed Santos, porque YO SOY SANTO.

1 Pedro 2:1-5. Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, v.2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, v.3 si es que habéis gustado la benignidad del Señor. v.4 Acercándoos a Él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más para Dios escogida y preciosa, v.5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Tito 2:11-15. Porque la Gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, v.12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, v.13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, v.14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. v.15 Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie.

Las consecuencias de seguir viviendo en el viejo hombre – es la destrucción y perdición de nuestra alma


Filipenses 3:18-19.Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; v.19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.

1 Timoteo 6:6-12. Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; v.7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. v.8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. v.9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; v.10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. v.11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la Justicia, la Piedad, la Fe, el Amor, la Paciencia, la Mansedumbre. v.12 Pelea la buena batalla de la Fe, echa mano de la Vida Eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.


Ya no podemos seguir viviendo como antes - sino que debemos comenzar a vivir en el nuevo hombre que está escondido en cristo Jesús

Efesios 2:1-7. Y El os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, v.2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, v.3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. v.4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, v.5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), v.6 y juntamente con Él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, v.7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de Su Gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Colosenses 3:1-5a. Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. v.2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. v.3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. v.4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con Él en gloria. v.5a Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros


DEBEMOS VIVIR AHORA SOLO PARA CRISTO-JESÚS


Juan 12:24-26. De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere [Es decir, si nosotros No morimos al viejo hombre terrenal], queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. [Es decir, que la vida del nuevo hombre espiritual, surgirá en nosotros] v.25 El que ama su vida, la perderá [Es decir, que terminará destruyendo su alma por toda la eternidad en el lago de fuego y azufre]; y el que aborrece su vida [Es decir, la vida del alma: su forma de pensar, sus deseos y su voluntad] en este mundo, para vida eterna la guardará. v.26 Si alguno me sirve, sígame; y donde YO estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

2 Corintios 5:14-15. Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que, si uno murió por todos, luego todos murieron; v.15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

Gálatas 2:20. Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Romanos 14:7-9. Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. v.8 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. v.9 Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

Filipenses 1:21. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.


Vivir en el nuevo hombre - es ser guiados por el espíritu santo


Gálatas 5:16-18. Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. v.17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu [Es el Nuevo Hombre], y el del Espíritu es contra la carne [Es el viejo hombre]; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. v.18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley [Es decir, que NO ES reo o infractor de la Ley Divina].

Romanos 8:5-9,12-14. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu [Es decir, que su mente está en los asuntos de Dios. Ver Lucas 2:40-50]. v.6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. v.7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; v.8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. v.9 Mas vosotros no vivís según la carne [Es decir, vivir en el viejo hombre], sino según el Espíritu [Es decir, vivir en el nuevo hombre], si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él. v.12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; v.13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. v.14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Gálatas 5:24-25. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. v.25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

1 Pedro 4:1-2. Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, v.2 para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.

Debemos saber que el fruto del espíritu es el que regula nuestra conducta ante Dios y el prójimo

Efesios 5:9. (porque el fruto del Espíritu es en toda Bondad, Justicia y Verdad),

Gálatas 5:22-23. Mas el fruto del Espíritu es Amor, Gozo, Paz, Paciencia, Benignidad, Bondad, Fe, v.23 Mansedumbre, Templanza; contra tales cosas no hay ley.

Santiago 3:13-18. ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. v.14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; v.15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. v.16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. v.17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. v.18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

Mateo 11:28-30. Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. v.29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de Mí, que Soy manso y humilde de corazón;y hallaréis descanso para vuestras almas; v.30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

2 Timoteo 2:19-25. Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. v.20 Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. v.21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra. v.22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. v.23 Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. v.24 Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; v.25 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad.


 

Oración: Padre-celestial, te pedimos de todo corazón, que no dejes caer esta enseñanza en el olvido, si no que quede bien sembrada en nuestra mente, alma y corazón. Padre-Eterno, que tu Espíritu de Santidad, fluya con libertad en nuestra vida, para que nos enseñes a caminar en tu Espíritu. Padre-Amado, que comencemos a dar el fruto de tu Espíritu, y que tu Espíritu de Santidad, crucifique todas las obras de nuestra carne. Que crucifique también nuestro amor al mundo, y que pongas un deseo ferviente por tu Palabra y tu Evangelio; que la doctrina de la Piedad se haga una realidad en nuestras vidas. Gracias Padre-Eterno, por tu llamamiento; Gracias Cristo-Jesús, por tu obra de redención completa, y Gracias Espíritu Santo, por tú trabajo de santificación y redención en nuestras vidas. Amén, Amén, Amén.

Estudio dado por Ricciardo B. Iafrancesco V.

Sobre el tema del Arrepentimiento de Obras Muertas.

Estudio N° 08 - Tema: El Arrepentimiento de las Obras Muertas, Parte 6. Sección 4.

Todos los textos citados, son de la versión Bíblica: Reina-Valera de 1960.

120 visualizaciones1 comentario

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page