top of page

Manifestar la vida de Cristo en nuestra vida diaria


(J. R. Miller, "Fuerza y Belleza") .

La verdadera religión se manifiesta en todas las fases de la vida. Nos sentamos en la tranquilidad y leemos nuestra Biblia, y recibimos nuestra lección. La sabemos ahora, pero aún no la hemos incorporado a nuestra vida, que es lo que realmente debemos hacer.


Saber que debemos amar a nuestros enemigos, no es lo más importante - amar realmente a nuestros enemigos es.


Saber que debemos ser pacientes no es todo: debemos practicar la lección de la paciencia hasta que se convierta en un hábito en nuestra vida.


Muchos conocen los deberes cardinales de la vida cristiana, pero no han aprendido a vivirlos.

Sin embargo, vivirlos es la verdadera religión.


Nuestro objetivo debe ser siempre vivir nuestra religión, para que el amor de Cristo esté en nuestro corazón y se manifieste en un bendito ministerio de bondad hacia los demás. Cristo vive en nosotros, y es nuestro deber manifestar la vida de Cristo en nuestra vida diaria.


Adoramos a Dios el domingo, con el fin de recoger la fuerza y la gracia para vivir para Dios en los seis días siguientes. Es evidente, por tanto, que es en las experiencias de la vida de la semana, mucho más que en la tranquilidad del culto dominical y del armario, donde vienen las verdaderas pruebas de la religión.


Es fácil asentir con nuestra mente a los mandamientos, cuando nos sentamos en la iglesia disfrutando de los servicios. Pero el asentimiento de la vida misma sólo puede obtenerse cuando estamos en medio de la tentación y el deber, en contacto con los demás. Sólo allí podemos conseguir que los mandamientos se conviertan en formas de obediencia y en líneas de carácter. Este es el objeto final de toda la enseñanza y la adoración cristiana: la transformación de nuestra vida en la belleza de Cristo.


~ ~ ~ ~


Algo para reflexionar

Charles Spurgeon: "Demasiados piensan con ligereza en el pecado, y por lo tanto piensan con ligereza en el Salvador. Aquel que se ha presentado ante Dios, convicto y condenado, con la soga al cuello, es el hombre...

que llora de alegría cuando es perdonado,

para odiar el mal que se le ha perdonado, y

para vivir en honor del Redentor por cuya sangre ha sido limpiado".


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

¿Qué te da esperanza?

Nuestro mundo está cambiando constantemente, pero las Escrituras nos recuerdan que nuestra esperanza en Dios nunca cambia. Esta semana, experimenta la esperanza eterna que tenemos en Dios con contenid

bottom of page