top of page

¡Qué número infinito de estos infinitos pecados hemos cometido!



("¡Espantosidad de la ira de Dios contra los pecadores!" Ezequiel Hopkins, 1633-1690)


Considera cuán grandes y múltiples han sido nuestros pecados y ofensas. Y cada acto de pecado, sí el menor que hayamos cometido, es una deuda infinita; y lleva en sí una culpa infinita, porque se comete contra una Majestad infinita.


Porque todas las ofensas toman sus medidas, no sólo del pecado cometido, sino de la persona contra quien se cometen. Una palabra injuriosa, ofensiva contra nuestros iguales, no será ley punible. Pero la misma palabra injuriosa e insultante contra el príncipe, es alta traición, y se castiga con la muerte.


De la misma manera, la menor ofensa contra la infinita majestad del gran Dios, se convierte en infinita, la culpa de la misma va mucho más allá de lo que podemos concebir.


Y, sin embargo, ¡cuántos pecados infinitos hemos cometido! El salmista nos dice en el Salmo 40:12, "Mis pecados me han alcanzado, y no puedo ver. Son más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón desfallece dentro de mí".


Nuestros pensamientos están incesantemente en movimiento: siguen el ritmo de los momentos, y sin embargo, "toda imaginación de los pensamientos de nuestro corazón es sólo mala todo el tiempo." ¡Qué multitud de ellos han sido groseramente malvados e impíos, ateos, blasfemos, impuros, mundanos o maliciosos!


Y además de los pecados de nuestros pensamientos, ¡cuánto han añadido nuestras lenguas a la suma de nuestros pecados! Nos hemos endeudado con la justicia de Dios; y, con nuestro propio aliento, hemos estado soplando nuestro fuego eterno e inextinguible.


Y agrega a estos, la multitud innumerable y la suma de nuestras acciones pecaminosas, en las que nos hemos empleado afanosamente para provocar la ira del santo y celoso Dios. Encontraremos que nuestros pecados son doblemente infinitos, en su propia culpa y demérito particular.


Gracias a "Jesús, que nos rescata de la ira venidera". 1 Tesalonicenses 1:10


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

¿Qué te da esperanza?

Nuestro mundo está cambiando constantemente, pero las Escrituras nos recuerdan que nuestra esperanza en Dios nunca cambia. Esta semana, experimenta la esperanza eterna que tenemos en Dios con contenid

bottom of page