top of page

Un gran y noble ejército de mujeres santas



"Y muchas mujeres estaban allí mirando desde lejos, que habían seguido a Jesús desde Galilea, sirviéndole" Mateo 27:55


Estas fueron las primeras de un gran y noble ejército de mujeres santas, unidas a Cristo por un amor profundo y personal, que le seguían y le servían.


En todas las épocas desde entonces, las mujeres cristianas han mostrado una devoción y constancia similares a Cristo, y un amor heroico similar al servirle. El registro del ministerio de las mujeres a Cristo, es uno de los más brillantes en toda la historia del mundo.


Las mujeres tienen una deuda incalculable con Cristo. Él las ha levantado de la esclavitud y de la degradación. Las mujeres también han estado siempre agradecidas y han servido a Cristo con gran devoción.


Las mujeres se encuentran en todas las habitaciones de los enfermos, inclinándose sobre el doliente con una solicitud incansable, con una ternura inigualable ministrando el confort corporal, y derramando el calor del afecto sobre los espíritus febriles. Se las encuentra en las salas de los hospitales y en los campos de batalla, moviéndose como los ángeles de Dios en un ministerio bendito y amoroso.


Las madres cristianas fieles están siguiendo al Maestro y haciendo una obra que brillará para siempre con un lustre glorioso.


Las fieles maestras cristianas de la escuela dominical están prestando un servicio silencioso en caminos humildes, que a los ojos de Dios es más noble que el de muchos de los famosos de la tierra.


En todas partes, también, hay un campo abierto para el ministerio de la mujer. Cristo ya no está aquí en persona para ser servido, como fue servido por estas mujeres que le siguieron desde Galilea; pero en sus seguidores necesitados y sufrientes, Él está siempre presente; y quien quiera, puede ministrarle. Porque Él dijo que al hacer actos de bondad a los más pequeños de Su pueblo, se los hacemos a Él.


Hay mucha enseñanza práctica en este cuadro, que se presenta aquí ante cada mujer, inspirándola a seguir a Cristo de todo corazón.


¿Por qué tantas jóvenes cristianas eligen una vida

de ociosidad,

de amor al placer,

de una existencia sin objetivo, sin propósito,

de mero vestirse, pasearse, y de trivialidades...

cuando una vida de servicio glorioso está abierta para ellas?


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

¿Qué te da esperanza?

Nuestro mundo está cambiando constantemente, pero las Escrituras nos recuerdan que nuestra esperanza en Dios nunca cambia. Esta semana, experimenta la esperanza eterna que tenemos en Dios con contenid

bottom of page