top of page

UNA PREGUNTA VITAL PARA HOY

Arthur W. Pink (1886-1952)


Estamos profundamente convencidos de que la cuestión vital que más se debe plantear hoy es ésta: ¿Es el hombre una criatura total y completamente depravada[1] por naturaleza? ¿Entra en el mundo completamente arruinado e indefenso, espiritualmente ciego y muerto en delitos y pecados? De acuerdo con nuestra respuesta a esta pregunta, también lo serán nuestros puntos de vista sobre muchas otras cosas. Es sobre la base de este fondo oscuro que toda la Biblia procede. Cualquier intento de modificar o disminuir, repudiar o atenuar la enseñanza de las Escrituras sobre el asunto es fatal. Ponga la pregunta en otra forma: ¿Está el hombre ahora en tal condición que no puede ser salvado sin la intervención especial y directa del Dios trino en su favor? En otras palabras, ¿hay alguna esperanza para él aparte de su elección personal por el Padre, su redención particular[2] por el Hijo, y las operaciones sobrenaturales del Espíritu dentro de él?[3] O, dicho de otra manera: Si el hombre es un ser totalmente depravado, ¿puede dar el primer paso en el asunto de su regreso a Dios?


La respuesta bíblica a esa pregunta pone de manifiesto la absoluta futilidad de los esquemas de los reformadores sociales para "la elevación moral de las masas", los planes de los políticos para la paz de las naciones, y las ideologías de los soñadores para dar paso a una edad de oro para este mundo. Es patético y trágico ver a muchos de nuestros más grandes hombres poniendo su fe en tales quimeras.[4] Las divisiones y las discordias, el odio y el derramamiento de sangre, no pueden ser desterrados mientras la naturaleza humana sea lo que es. Pero durante el siglo pasado, la tendencia constante de una cristiandad en deterioro ha sido subestimar la maldad del pecado y sobrevalorar la capacidad moral de los hombres. En vez de proclamar la atrocidad del pecado, ha habido una morada más en sus inconvenientes, y el abominable porvenir de la condición perdida del hombre como se establece en la Sagrada Escritura ha sido oscurecido, si no borrado, por las halagadoras disquisiciones[5] sobre el vandalismo humano. Si la religión popular de "las iglesias" -incluidas las nueve décimas partes de lo que se denomina cristianismo evangélico- se pone a prueba en este momento, se descubrirá que choca directamente con el hombre caído, arruinado y espiritualmente muerto.


Hay, por lo tanto, una necesidad clamorosa de que el pecado sea visto a la luz de la Ley de Dios y del evangelio, para que su excesiva pecaminosidad[6] pueda ser demostrada y las oscuras profundidades de la depravación humana sean expuestas por la enseñanza de la Sagrada Escritura, para que podamos aprender lo que está connotado por esas temibles palabras "muerto en transgresiones y pecados". El gran objetivo de la Biblia es darnos a conocer a Dios, describir al hombre tal como aparece a los ojos de su Creador, y mostrar la relación de uno con el otro. Es, por lo tanto, asunto de Sus siervos no sólo declarar el carácter y las perfecciones divinas, sino también delinear la condición original y la apostasía del hombre, así como el remedio divino para su ruina. Hasta que no veamos realmente el horror del pozo en el que por naturaleza yacemos, nunca podremos apreciar apropiadamente la gran salvación de Cristo. En la condición caída del hombre, tenemos la terrible enfermedad para la cual la redención divina es la única cura, y nuestra estimación y valoración de las provisiones de la gracia divina será necesariamente modificada en la medida en que modifiquemos la necesidad que se pretendía satisfacer.


David Clarkson, uno de los puritanos, señaló este hecho en su sermón sobre el Salmo 51:5: "El fin del ministerio del evangelio es traer a los pecadores a Cristo. Su camino hacia este fin yace en el sentido de su miseria sin Cristo. Los ingredientes de esta miseria son nuestra pecaminosidad, original y actual; la ira de Dios, a la que el pecado nos ha expuesto; y nuestra impotencia para liberarnos del pecado o de la ira. Para que podamos, pues, promover este gran fin, nos esforzaremos, como el Señor nos ayudará, para conducirlos de esta manera, por el sentido de la miseria, a Aquel que es el único que puede librar de ella. Ahora, siendo el origen de nuestra miseria la corrupción de nuestras naturalezas, o pecado original, pensamos que era apropiado comenzar aquí, y por lo tanto hemos puesto estas palabras como muy apropiadas para nuestro propósito "[7]...He aquí, yo fui formado[8] en iniquidad; y en pecado me concibió mi madre.

Este tema es en verdad el más solemne, y nadie puede escribir o predicar adecuadamente sobre él a menos que su propio corazón esté profundamente conmovido por él. No es algo de lo que un hombre pueda desprenderse y expiarlo[9] como si no estuviera directamente implicado en ello; y menos aún desde un nivel más alto mirando hacia abajo a aquellos a los que denuncia. Nada es más [inapropiado] e inadecuado para un joven predicador, que sacudir los pasajes de la Escritura que retratan su propia vileza por naturaleza.. Más bien deben ser leídas o citadas con la mayor gravedad. J. C. Philpot declaró, "Como ningún corazón puede concebir suficientemente, así ninguna lengua puede expresar adecuadamente, el estado de miseria y ruina en el que el pecado ha hecho al hombre culpable y miserable. Al separarlo de Dios, lo ha separado de la única fuente y origen de toda felicidad y toda santidad. Lo ha arruinado, en cuerpo y alma. Al uno lo ha llenado de enfermedad y dolencia; en el otro, ha desfigurado y destruido la imagen de Dios en la que fue creado. Ha destrozado todas sus facultades humanas; ha roto su juicio, ha contaminado su imaginación y ha alienado sus afectos. Le ha hecho amar el pecado y odiar a Dios".[10]


La doctrina de la depravación total es muy humillante. No es que el hombre se incline hacia un lado y necesite apoyo, ni que sea meramente ignorante y requiera instrucción, ni que sea atropellado y pida un tónico; sino más bien que esté deshecho, perdido, espiritualmente muerto. En consecuencia, él está "sin fuerzas", y es completamente incapaz de valerse por sí mismo. Él está expuesto a la ira de Dios y es incapaz de realizar una sola obra que pueda ser aceptada por Él. Casi todas las páginas de la Biblia dan testimonio de esta verdad. Todo el esquema de redención lo da por sentado. El plan de salvación enseñado en las Escrituras no podía tener lugar en ninguna otra suposición. La imposibilidad de que un hombre obtenga la aprobación[11] de Dios por sus propias obras aparece claramente en el caso del joven rico que vino a Cristo. Juzgado por los estándares humanos, fue un modelo de virtud y logros religiosos. Sin embargo, como todos los que confían en el esfuerzo propio, ignoraba la espiritualidad y el rigor de la Ley de Dios; cuando Cristo lo puso a prueba, sus justas expectativas se desvanecían y "se fue triste" (Mt 19,22 RVR 1960).


Por lo tanto, es una doctrina de lo más desagradable[12]. Y no puede ser de otra manera, para el amor no regenerado que quiere oír hablar de la grandeza, la dignidad y la nobleza del hombre. El hombre natural piensa muy bien de sí mismo y sólo aprecia lo que es halagador. Nada le agrada más que escuchar lo que ensalza la naturaleza humana y alaba el estado de la humanidad, aunque sea en términos que no sólo repudian la enseñanza de la Palabra de Dios, sino que se contradicen de plano por la observación común y la experiencia universal. Y hay muchos que [lo gratifican] por sus abundantes elogios de la excelencia de la civilización y el progreso constante de la raza humana.


Por lo tanto, que la mentira se le dé a la teoría popular de la evolución es muy desagradable para sus eludidos votantes. Sin embargo, el deber de los siervos de Dios es manchar el orgullo de todo aquello en lo que el hombre se gloría, despojarlo de sus plumas robadas, ponerlo en el polvo ante Dios. Por repugnante que sea esta enseñanza, el emisario de Dios debe cumplir fielmente con su deber de "escuchen o dejen de escuchar"[13] (Ezequiel 3,11).

Este no es un dogma sombrío[14] inventado por la iglesia en "las edades oscuras", sino una verdad de la Sagrada Escritura. George Whitefield dijo: "Lo veo, no sólo como una doctrina de las Escrituras, la gran fuente de la verdad, sino como una fuente muy fundamental, de la cual espero que Dios no permita que ninguno de ustedes sea seducido".[15]Es un tema al que la Biblia da gran importancia. Cada parte de las Escrituras tiene mucho que decir sobre el terrible estado de degradación y esclavitud al que la Caída ha llevado al hombre. La corrupción, la ceguera, la hostilidad de todos los descendientes de Adán a todo lo de naturaleza espiritual son constantemente insistidos. No sólo se describe plenamente la ruina total del hombre, sino también su impotencia para salvarse a sí mismo de la misma. En las declaraciones y denuncias de los profetas, de Cristo y de sus apóstoles, la esclavitud de todos los hombres a Satanás y su completa impotencia para volverse a Dios en busca de liberación se exponen repetidamente, no de manera indirecta y vaga, sino enfáticamente y con gran detalle. Esta es una de las pruebas más contundentes de que la Biblia no es un invento humano, sino una revelación del tres veces santo.





Es un tema tristemente descuidado. A pesar de las claras y unívocas enseñanzas de la Escritura, la condición de ruina del hombre y su separación de Dios no son sino débilmente amonestadas y rara vez escuchadas en el púlpito moderno, y se les da poco lugar incluso en lo que se considera como los centros de la ortodoxia. Más bien, toda la tendencia del pensamiento y la enseñanza actuales va en la dirección opuesta, e incluso cuando la hipótesis Darwiniana no ha sido aceptada, a menudo se ven sus influencias perniciosas. Como consecuencia del silencio culpable del púlpito moderno, ha surgido una generación de feligreses que deplorablemente ignoran las verdades básicas de la Biblia, de modo que quizás no más de uno de cada mil tiene incluso un conocimiento mental de las cadenas de dureza e incredulidad que atan el corazón natural o la mazmorra de las tinieblas en la que yacen.

Miles de predicadores, en lugar de exponer fielmente a sus oyentes acerca de su lamentable estado por naturaleza, están perdiendo el tiempo relatando las últimas noticias del Kremlin o del desarrollo de armas nucleares.


Por lo tanto, es una doctrina de prueba, especialmente de la solidez del predicador en la fe. La ortodoxia de un hombre sobre este tema determina su punto de vista de muchas otras doctrinas de gran importancia. Si su creencia aquí es bíblica, entonces percibirá claramente cuán imposible es que los hombres se mejoren a sí mismos: que Cristo es su única esperanza. Él sabrá que a menos que el pecador nazca de nuevo, no puede entrar en el reino de Dios. Tampoco considerará la idea del libre albedrío de la criatura caída para alcanzar la bondad. Será preservado de muchos errores. Andrew Fuller declaró: "Nunca conocí a una persona que estuviera al lado del arminiano,[16] el ario,[17] el sociniano,[18] o el antinomiano[19], sin antes entretenerse con diminutos nociones de depravación humana o de culpabilidad "[20]....


Es una doctrina de gran valor práctico y de importancia espiritual. El fundamento de toda la verdadera piedad yace en una visión correcta de nosotros mismos y de nuestra vileza, y en una creencia bíblica en Dios y en Su gracia. No puede haber un verdadero aborrecimiento de sí mismo o arrepentimiento, ni una apreciación real de la misericordia salvadora de Dios, ni fe en Cristo, sin ella. No hay nada como un conocimiento de esta doctrina tan bien calculado para desengañar al hombre vano y convencerlo de la inutilidad y la podredumbre de su propia justicia. Sin embargo, el predicador que está consciente de la plaga de su propio corazón sabe muy bien que no puede presentar esta verdad de tal manera que sus oyentes se den cuenta y sientan lo mismo, que les ayude a dejar de estar enamorados de sí mismos y que les haga reavivar para siempre toda esperanza en sí mismos. Por lo tanto, en lugar de confiar en su fidelidad al presentar la verdad, se la confiará a Dios para que la aplique con gracia y poder a quienes lo escuchen y bendiga sus débiles esfuerzos.


Es una doctrina excesivamente iluminadora. Puede ser melancólico y humillante; sin embargo, arroja una avalancha de luz sobre misterios que de otro modo serían insolubles.[21] Proporciona la clave para el curso de la historia humana y muestra por qué gran parte de ella ha sido escrita con sangre y lágrimas. Proporciona una explicación de muchos problemas que desconciertan y turban a los pensativos. Revela por qué el niño es propenso al mal y tiene que ser enseñado y disciplinado a todo lo que es bueno. Explica por qué cada mejora en el ambiente del hombre, cada intento de educarlo, todos los esfuerzos de los reformadores sociales, no están disponibles para efectuar ninguna mejora radical en su naturaleza y carácter. Esto explica el horrible tratamiento con el que Cristo fue tratado cuando obró tan misericordiosamente en este mundo, y por qué todavía es despreciado y rechazado por los hombres. Permite al mismo cristiano comprender mejor el doloroso conflicto que siempre está presente en su interior, y que le hace gritar a menudo: "¡Oh, miserable de mí!


Por lo tanto, es una doctrina muy necesaria, pues la gran mayoría de nuestros semejantes la ignoran. A veces se piensa que los siervos de Dios hablan demasiado fuerte y dócilmente del terrible estado del hombre a través de su apostasía de Dios. El hecho es que es imposible exagerar en el lenguaje humano la oscuridad y la contaminación del corazón del hombre o describir la miseria y la total impotencia de una condición como la que la Palabra de verdad describe en estos pasajes solemnes: "Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. " (2 Corintios 4:3-4). “Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías: Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, Y se conviertan, y yo los sane." (Juan 12:39-40). Esto es aún más evidente cuando contrastamos el estado de ánimo de aquellos en quienes se realiza un milagro de gracia (Lc 1:78-79). Es una doctrina [beneficiosa] -una que Dios usa a menudo para hacer que los hombres recobren el sentido...Nada más que un sentido real de nuestra condición perdida nos pone en el polvo ante Dios.

De Estudios en las Escrituras, disponible en la BIBLIOTECA DE LA CAPILLA.
Arthur W. Pink (1886-1952): Pastor, profesor de Biblia itinerado, autor; nacido en Nottingham, Inglaterra, Reino Unido.
¿Quién hará limpio a lo inmundo? Nadie. Job 14:4

[1] depravado - moralmente corrupto; malvado.


[2] Ver FGB 227, Expiación, disponible en la BIBLIOTECA DE LA CAPILLA.


[3]Ver FGB 202, El Nuevo Nacimiento.


[4] quimeras - nociones salvajes de la imaginación; cosas esperadas pero imposibles de lograr.


[5] disquisiciones - largos y elaborados ensayos explicativos


[6] Ver FGB 240, La Pecaminosidad del Pecado, disponible en la BIBLIOTECA DE LA CAPILLA.


[7] David Clarkson, The Works of David Clarkson, Vol. 1 (Edimburgo: James Nichol, 1864), 3; Clarkson (1622-1686) fue un predicador y autor puritano independiente.


[8] moldeado en la iniquidad - engendrado o nacido pecador al nacer; nacido pecador.


[9] expatriar - hablar o escribir largo y tendido.


[10] De La norma del Evangelio de Philpot, 12 de marzo de 1858, p. 92, "Review: Comunión con Dios-el-Padre, el Hijo y el Espíritu Santo" por John Owen; Philpot (1802-1869) fue un pastor y autor bautista estricto inglés.


[11] aprobación - aprobación.


[12] desagradable - desagradable y por lo tanto rechazado.


[13] abstenerse - rehusar (escuchar).


[14] dogma sombrío - doctrina sombría o espantosa.


[15] John Gillies, The Memoirs of Rev. George Whitefield (Middletown: Hunt & Noyes, 1838), 248


[16] Arminiano - refiriéndose a las doctrinas de Jacobus Arminius (1560-1609), quien rechazó el punto de vista de los Reformadores de la predestinación, enseñando en cambio que la predestinación de Dios estaba basada en Su conocimiento previo de quién recibiría o no a Cristo por su libre albedrío.


[17] Ario - refiriéndose a las doctrinas de Arius, un obispo de Alejandría (250/56-336 d.C.), quien

enseñó que el Hijo celestial era un ser creado y no una deidad.


[18] Sociniano - refiriéndose a las doctrinas de Laelius (1525-1562) y Fausto (1539-1604) Socino, quien rechazó el pecado original, la deidad de Cristo, y, por lo tanto, la Trinidad.


[19] Antinomian - de la ley griega anti, contra, y nomos, que generalmente se aplica a

aquellos que sostienen la doctrina de que la Ley de Dios no tiene lugar en la vida de un creyente.


[20] Andrew Fuller, The Complete Works of Andrew Fuller: Controversial Publications, ed. Joseph Belcher, Vol. 2 (Harrisonburg, VA: Sprinkle Publications, 1988), 662; Fuller (1754- 1815) fue un pastor y teólogo bautista particular inglés.


[21] insoluble - imposible de resolver.




Published by Chapel Library • 2603 West Wright St. • Pensacola, Florida 32505 USA

Sending Christ-centered materials from prior centuries worldwide

Worldwide: please use the online downloads worldwide without charge, www.chapellibrary.org.

In North America: please write for your free subscription in print. The FGB is sent quarterly without charge. Chapel Library is a faith ministry that relies upon God’s faithfulness. We seek His glory in all things, depending upon Him to supply our needs through those who freely desire to give and pray. We therefore do not solicit donations; you will only hear from us when you request materials or receive your subscription. We also do not share our mailing list, so your contact information will remain secure with us. Chapel Library does not necessarily agree with all the doctrinal views of the authors it publishes.

© Copyright 2019 Chapel Library: compilation, abridgment, annotations

Traducido por Felipe Chavarro Polania INC




56 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page