top of page

UNA VIDA VICTORIOSA ESPIRITUALMENTE

La Victoria de Cristo Jesús en la Cruz, fue Real y Definitiva, con su naturaleza humana únicamente, NO como ser Divino, por cuanto él se despojó del poder de su Divinidad. Filipenses 2:5-8.
Él tomó la naturaleza humana, como un ser humano cualquiera, con su espíritu, alma y cuerpo de carne y sangre, 1 Juan 5:6-8; Hebreos 2:14; 1 Timoteo 2:5; Romanos 1:3; Juan 10:33; Juan 1:14; 1 Juan 1:1-3.

Filipenses 2:5-8. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, v.6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, v.7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; v.8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.


1 Juan 5:6,8. Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad. v.8 Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.


Hebreos 2:6-9,14. pero alguien testificó en cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, o el hijo del hombre, para que le visites? v.7 Le hiciste un poco menor que los ángeles, Le coronaste de gloria y de honra, Y le pusiste sobre las obras de tus manos; v.8 Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas. v.9 Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. v.14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo.


1 Timoteo 2:5-6. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, v.6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.


Romanos 1:1-4. Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios, v.2 que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras, v.3 acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, v.4 que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos,

Juan 10:30-33. YO y el Padre uno somos. v.31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle. v.32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? v.33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

Juan 1:14. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.


1 Juan 1:1-3. Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida v.2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); v.3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.


Jesús como ser humano, tuvo que ser perfeccionado, por medio de las aflicciones, para que pudiese llegar a ser el autor de nuestra salvación eterna. Cristo Jesús, siendo Dios-Eterno, antes de hacerse hombre, no necesito ser perfeccionado, por cuanto es perfecto infinitamente en su naturaleza Divina. Pero, al tomar la naturaleza humana, Él, se despojó voluntariamente, de todas sus virtudes y perfecciones Divinas. Y como un simple hombre, fue necesario, que fuera perfeccionado, por medio de las aflicciones y tribulaciones [pero sin pecado, es decir, que el pecado, nunca pudo entrar y tener gobierno sobre su cuerpo, alma y espíritu. Pero, aunque el pecado No habito dentro de Cristo-Jesús, en su naturaleza humana; sin embargo, fue necesario que él fuera perfeccionado, en la obediencia absoluta y total al Padre-Eterno.


Triunfó en aquello que precisamente fracaso Adán, antes de que el pecado entrará en él, por la desobediencia a la Palabra o el Mandamiento dado por el Padre-Eterno. Génesis 2:17; Génesis 3:11; 1 Timoteo 2:14; Romanos 5:17-19] pues siendo perfeccionado por el Padre-Eterno y el Espíritu Santo, en todo tipo de pruebas y tentaciones, se sobrepuso a todas ellas sin falta alguna; triunfó sobre las tentaciones y pruebas a las que estamos sometidos los seres humanos, al ser confrontados día tras día, con el pecado, el mundo y el reino invisible de las tinieblas; este es nuestro Cristo, nuestro salvador.

Génesis 2:15-17.Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. v.16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; v.17 más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Génesis 3:9-12.Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? v.10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. v.11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? v.12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.

1 Timoteo 2:13-14.Porque Adán fue formado primero, después Eva; v.14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.

Romanos 5:17-19. Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. v.18 Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. v.19 Porque, así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.


Así, qué, para que Cristo-Jesús, llegase a ser nuestro Señor, Salvador, Sumo sacerdote, modelo, guía, ayudador, libertador del pecado, y de todo tipo de tentaciones y pruebas; y asimismo poder tener misericordia y compasión con nosotros, fue necesario que conociera en su naturaleza humana todas nuestras debilidades, flaquezas, pruebas, aflicciones, sufrimientos y tentaciones. Asimismo, Él tuvo que experimentar el poder que ejerce el pecado, el mundo y satanás sobre la vida humana, Marcos 1:12; Hebreos 5:8-9; Hebreos 4:15-16; Hebreos 2:10,17-18. Con la diferencia, de que, el pecado, nunca habitó dentro de él, ni gobernó sobre él. Hebreos 4:15.


Marcos 1:12. Y luego el Espíritu le impulsó al desierto.

Lucas 4:1-2a,13. Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto v.2a por cuarenta días, y era tentado por el diablo. v.13 Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.

Hebreos 5:7-10. Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. v.8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; v.9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; v.10 y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

Hebreos 4:14-16.Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. v.15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. v.16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Hebreos 2:9-10,17-18.Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. v.10 Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. v.17 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. v.18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Cristo-Jesús, como ser humano destruyó por medio de la muerte de Cruz, al diablo Hebreos 2:14-15; 1 Juan 3:5.; y tomó todos los pecados de la humanidad, desde Adam, hasta el último ser humano creado, de todos los tiempos y edades, los clavó en la cruz, y derramó su Santa e Inmaculada Sangre, y así pagó el precio de todos los pecados de la humanidad, como lo demanda la Justicia Divina, Levítico 17:11; Hebreos 9:22; 1 Juan 2:1-2; Hebreos 3:28a; Hebreos 10:12; Colosenses 2:13-14; 1 Pedro 1:18-20; Romanos 4:23-25.

Levítico 17:11. Porque la vida [Nephesh H5315 Strong. Es decir, la vida del alma] de la carne en la sangre está, y YO os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.

Hebreos 9:22. Y casi todo es purificado, según la Ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre No se hace remisión.

Hebreos 2:14-15. Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir[Κáτáñγέω katargéo G2673, se compone de dos raíces griegas: kata G2596, es una preposición griega, que significa abajo, y argos G691, que significa inactivo, ocioso. Así que Katargéo significa realmente reducir a inactividad, estar o dejar enteramente inmóvil, inútil. Literalmente o figurativamente es Anular, hacer ineficaz, cancelar, destruir, quitar, abolir, poner fin: inutilizar, invalidar, libre, abolir, acabar, dejar, deshacer, desligar, destruir, perecer, quitar, suprimir.] por medio de la Muerte al que tenía [ἔχω G2192 éjo, es un verbo primario; significa tener, sostener (usado en muchas aplicaciones variadas, literalmente o figurativamente directo o remoto; tal como posesión; capacidad, contigüidad, relación, o condición.] el imperio [κñÜτος G2904 krátos tal vez palabra primaria; vigor [«grande»] (literalmente o figurativamente) y más especialmente poder manifiesto:- imperio, poder, fuerza, dominio, poderosamente, potencia, proeza.] de la muerte, esto es, al diablo, v.15 y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.


1 Juan 3:5. Y sabéis que Él [Cristo-Jesús] apareció para quitar [airo (αἴρω, G142) verbo primario, elevar, alzar; por implicación cargar o llevar cargando; figurativamente alzar significa: levantar, alzar, cargar, llevar, quitar.] nuestros pecados, y no hay pecado en él.

1 Juan 2:2. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

Hebreos 9:28a. Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos.

Hebreos 10:12. Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un Solo Sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.

Colosenses 2:13-14. Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él, perdonándoos todos los pecados, v.14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz.

1 Pedro 1:18-20. Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, v.19 sino con la Sangre Preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, v.20 ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros.

Cristo-Jesús, nos libró de la esclavitud del pecado, nos liberó de la ley del pecado y de la muerte; Romanos 8:15,2; 1 Juan 3:8b; Romanos 6:14-23.

Romanos 8:15,2. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! v.2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

1 Juan 3:8b. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer [Λύω G3089 lúo verbo primario; aflojar, soltar (literalmente o figurativamente) Desatar, desamarrar, soltar, libertar, romper, quitar, derribar, destruir; especialmente en liberación, poner fin: libre, abrir, soltar de las cadenas, derribar, desatar, deshacer, destruir, quebrantar, quitar, soltar.] las obras del diablo.

Romanos 6:14-23. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. v.15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. v.16 ¿No sabéis que, si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? v.17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; v.18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. v.19 Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia. v.20 Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia. v.21 ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte. v.22 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. v.23 Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos 4:23-25. Y no solamente con respecto a él [Abraham] se escribió que le fue contada, v.24 sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, v.25 el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.

Satanás tenía el dominio de la muerte y el Hades en sus manos. Y Cristo-Jesús le arrebato el control y el dominio de la Muerte y el Hades, y deshizo todas las obras del diablo, despojando a los principados, potestades de las tinieblas. Y los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz, Colosenses 2:15; Apocalipsis 1:17-18; 1 Juan 3:8.


Colosenses 2:15. y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz

Apocalipsis 1:17-18.Cuando le vi, caí como muerto a sus pies [El apóstol Juan]. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; YO SOY el Primero y el Último; v.18 y el que Vivo, y estuve Muerto; más he aquí que Vivo por los Siglos de los Siglos, amén. Y tengo [ἔχω G2192 éjo, es un verbo primario; significa tener, sostener (usado en muchas aplicaciones variadas, literalmente o figurativamente directo o remoto; tal como posesión; capacidad, contigüidad, relación, o condición.] el imperio [κñÜτος G2904 krátos tal vez palabra primaria; vigor[«grande»] (literalmente o figurativamente) y más especialmente poder manifiesto: imperio, poder, fuerza, dominio, poderosamente, potencia, proeza.] las llaves de la muerte y del Hades.

1 Juan 3:8b. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer [Λύω G3089 lúo verbo primario; aflojar, soltar (literalmente o figurativamente) Desatar, desamarrar, soltar, libertar, romper, quitar, derribar, destruir; especialmente en liberación, poner fin: libre, abrir, soltar de las cadenas, derribar, desatar, deshacer, destruir, quebrantar, quitar, soltar.] las obras del diablo.

Pero este acto de Justicia y Remisión de pecados de toda la humanidad, que es la Redención de la esclavitud de la naturaleza de pecado, iniquidad, transgresiones y rebeldía, solo podemos beneficiarnos, bajo una condición; Si nosotros verdaderamente nos arrepentimos de las obras muertas del viejo hombre caído y confesamos nuestros pecados, 1 Juan 3:4; 1 Juan 1:8-10; Proverbios 28:13; Salmo 32:2-5.

1 Juan 3:4. Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.

1 Juan 1:8-10. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. v.9 Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. v.10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a Él mentiroso, y Su Palabra No está en nosotros.

Proverbios 28:13. El que encubre sus pecados No prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Salmo 32:2-5.Bienaventurado el hombre a quien Jehová No culpa de iniquidad, Y en cuyo espíritu No hay engaño. v.3 Mientras callé, se envejecieron mis huesos En mi gemir todo el día. v.4 Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah v.5 Mi pecado te declaré, y No encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

Oración: Padre-Celestial, te pedimos de todo corazón, que NO dejes caer esta enseñanza fundamental en el olvido, Ni que satanás pueda arrebatarla de nuestro corazón. Sino que quede bien sembrada en nuestro corazón, alma y mente. Y que, valoremos la obra tuya, de salvación. Danos la Fe y fortaleza, para trabajar en unión con el Espíritu Santo, en nuestra santificación; y cada día caminemos conforme a tu voluntad. No permitas que nuestro corazón, nos traicione; ni que el pecado nos engañe; ni que el mundo nos seduzca. Ayúdanos Padre-Amado, a crecer cada día más y más, a la imagen y semejanza de tu Hijo Cristo-Jesús. Padre-Bondadoso, llénanos de tu Gracia y fe, para que seamos victoriosos en Cristo-Jesús, sobe la carne, el mundo y el reino de las tinieblas. Gracias Padre-Eterno, por tu llamamiento; Gracias Cristo-Jesús, por tu obra de redención completa, y Gracias Espíritu Santo, por tú trabajo de santificación y redención en nuestras vidas. Amén, Amén, Amén.

Estudios dado por Ricciardo B. Iafrancesco V.

Sobre el tema del Arrepentimiento de Obras Muertas.

Estudio N° 08 - Tema: El Arrepentimiento de las Obras Muertas, Parte 6. Sección 1.

Todos los textos citados, son de la versión Bíblica: Reina-Valera de 1960.

86 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page