top of page

¡Y entonces el Señor nos mete en el horno!



"¡Aquí en la tierra tendréis muchas pruebas y dolores!" Juan 16:33


Todo cristiano debe esperar una cruz diaria,

algo para probar sus gracias,

algo que haga necesarias las promesas,

algo que haga deseable el trono de la gracia.



La Palabra de Dios nos promete problemas,

todos los santos han encontrado problemas en esta vida,

la tribulación será nuestra porción hasta el fin de nuestros días.


Aquí en la tierra, no tenemos ciudad permanente. Aquí no somos más que viajeros y peregrinos, y por lo tanto debemos esperar que cada día nos depare algo nuevo que nos haga apresurarnos a regresar a casa.


Esta fue la experiencia de David. Nunca habría orado como lo hizo, ni escrito como lo hizo, ni sido útil como lo ha sido, de no ser por sus pruebas. Encontró...

que el Señor es fiel,

que la gracia era suficiente, y

liberación en el momento más oportuno.

Por eso dice: "En el día de mi angustia te invocaré, porque tú me responderás". Salmo 86:17


He aquí una anticipación sombría: Un "día de angustia". El creyente y la angustia rara vez están lejos, o separados por mucho tiempo. Nacemos a los problemas mientras las chispas vuelan hacia arriba. Dondequiera que miremos, vemos una fuente de problemas.


Si miramos al corazón, su depravación, engaño y maldad son una fuente fructífera de problemas. Si miramos a las diferentes facultades del alma, todas se combinan para perturbarnos.


Nuestra memoria, cuán dispuesta está a recibir, retener y producir el mal, incluso la blasfemia, y cuán atrasada para recibir, retener o producir lo que es espiritual y bueno. La Escritura se olvida pronto; mientras que cualquier cosa que nos gustaría olvidar, parece estar impresa en la mente, y se produce con el fin de angustiarnos.


La voluntad, ¡cuán perversa y obstinada! ¡Cuán a menudo corre tras lo que es carnal, prohibido por Dios y perjudicial para nosotros!


Los afectos, con qué facilidad se dejan impresionar por las cosas terrenas y se fijan en lo que es vano y mundano.


La conciencia, cuán débil, cuán dura, cuán a menudo contaminada.


Si nos volvemos de nosotros mismos a nuestras familias: hijos muertos en pecado y parientes carnales y de mentalidad terrenal, tales son las causas de los problemas.


Si miramos al mundo, ya sea que sonría o frunza el ceño, es un enemigo de nuestro Dios y de nosotros, y una fuente prolífica de problemas.


Si miramos a la iglesia, ¡qué fuente de problemas es ésta!

En lugar de amor, hay celos.

En lugar de paz, hay conflicto.

En lugar de unión, hay división.

En vez de bondad fraternal, hay envidia.

En vez de caridad, hay espíritu que no perdona.


He aquí un buen propósito: "Te invocaré". El Señor nos invita amablemente a invocarle en las tribulaciones, y nos promete que nos librará. Toda aflicción, bien entendida, es una invitación del Señor a invocarle. Somos propensos a volvernos fríos e indiferentes, y entonces el Señor nos mete en el horno, que calienta y aviva nuestros corazones. Nuestras mejores oraciones generalmente han sido ofrecidas en tiempos de angustia. En los problemas, sentimos que debemos orar o hundirnos. Oh, ¡qué misericordia tener un Dios a quien acudir en toda tribulación! Un Dios que nos invita, nos promete y nos bendecirá.


El día de nuestra aflicción debería ser un día de oración especial.

Los problemas agobian el corazón; la oración lo alivia.

La angustia turba el corazón; la oración lo sosiega.

La tribulación desconcierta el corazón; la oración lo guía.


He aquí un dulce estímulo: "Tú me responderás".

Es dulcemente alentador saber que Dios...

nos escuchará,

simpatizará con nosotros,

y nos responderá,

en nuestras muchas pruebas y penas.


Podemos argumentar la certeza de que el Señor nos responderá, a partir de Su gran misericordia hacia Sus hijos.

La misericordia divina tiene

un oído rápido,

un ojo penetrante,

un corazón tierno,

una mano llena, y

un pie veloz.

Cuando la misericordia oye el clamor de un pobre pecador, siempre le atiende, se compadece de él y le responde. Mientras Dios permanezca abundante en misericordia y se deleite en misericordia, no debemos temer un rechazo a nuestras oraciones.


Aunque el horno se calentara siete veces más, todavía tenemos Su promesa: "En el día de mi angustia te invocaré, porque tú me responderás".


¡Qué dulce estímulo hay aquí!


22 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

¿Qué te da esperanza?

Nuestro mundo está cambiando constantemente, pero las Escrituras nos recuerdan que nuestra esperanza en Dios nunca cambia. Esta semana, experimenta la esperanza eterna que tenemos en Dios con contenid

bottom of page